Contemporáneo y Antiguo: Contraste

Contemporáneo y Antiguo: Contraste
Mezcla de moderno y antiguo, muebles reciclados… Una perfecta combinación ¿verdad?

Contraste entre lo contemporáneo y lo antiguo: Ambientes aparentemente dispares pero muy complementarios. En decoración, la mezcla de antiguo y moderno, es un recurso donde se pueden combinar, de muchas formas, ambos estilos para crear espacios.

Tal y como os mencioné en mi último post, hoy quiero hablaros sobre decorar  con estilos contemporáneo y antiguo: contraste. Cuando ambos se unen resultan efectos sorprendentes y en ocasiones muy atrevidos. Este recurso consiste en la mezcla sencilla de estos elementos en un espacio, de tal forma, que la atención se dirija a cada uno de esos elementos contemplando sus semejanzas y sus diferencias, pero creando contraste y conexión.

Nuestro hogar se enriquecerá con esta unión. No se han de entender como estilos opuestos, sino  una forma de conseguir un enfoque diferente del diseño de interiores. Una forma atractiva de crear espacios.

En estas imágenes vemos el uso de mesas antiguas conjugadas con modernas sillas de diseño.
¡Un toque vintage!

Introducir en la estancia elementos con estéticas muy marcadas pero muy contrapuestas entre sí, como por ejemplo un sillón muy antiguo con un estilo vintage al que le acompañe una lámpara de pie modernísima para crear un inusual rincón de lectura, es una buena forma de darle un toque extraordinario a tu decoración.

En este ejemplo vemos el salón decorado de estilo moderno y actual con un elemento antiguo que resalta: la lámpara.

Otra opción para que tu casa adquiera un aspecto increíble es apostar por un estilo totalmente definido, moderno o clásico, y colocar una única pieza, sólo una, del estilo contrario, pero que sea muy especial en cuanto a tamaño o a su significado. Seguro que todas las miradas se dirigen hacia ese punto que marcará la diferencia.

Y no olvides que el resultado final debe reflejar tu propio estilo.

La mesa es en este ejemplo la clara diferenciación del espacio.

Decorar con muebles de distintas épocas tiene varias ventajas. Nos ayuda a aprovechar elementos decorativos que quizá hayamos encontrado en casa de nuestros abuelos o de nuestros padres. Muebles o elementos llenos de simbolismo y recuerdos, que nos pueden servir para dar un toque personal a la vivienda, aunque tenga un estilo más moderno. Será aquello que la haga diferente, que la distinga de cualquier otra. Como siempre digo, todo con mesura y elegancia, con equilibrio. Ya que si no es posible que el resultado final nos devuelva una imagen de confusión e incluso desorden. Para que la decoración quede equilibrada y muy elegante lo mejor es que apuestes por un estilo que predomine sobre otro y añadir piezas del contrario a modo de toques y destalles. No hagas uso exagerado de la utilización de la mezcla de estilos.

Seguro que tienes alguna pieza heredada o rescatada del olvido que puedes combinar con otras más actuales. Puedes dejarla tal cual está o darle un aire nuevo retapizándola o pintándola de un color llamativo.

En todos los espacios es posible esta combinación, pero hay que saberlos adaptar al que tenemos, al que deseamos vivir. Si tu casa tiene amplios espacios, está despejada y muestra un predominio de los tonos claros, ésta es una buena idea para ti. Unos cuantos muebles, detalles o complementos antiguos le darán un aire muy sofisticado y algo bohemio a la vez. El contraste hará que tanto tu decoración base como estas antigüedades capten la atención visual y resulten muy estéticas.

Así por ejemplo, cuando incorpores a un ambiente moderno, elementos antiguos como las chimeneas, rosetones en el techo, paneles en las paredes… experimentarás que el espacio amplía su fuerza. Así pues, en edificios antiguos decorar con muebles contemporáneos, es una genial idea, pero siempre buscando la coexistencia y el equilibrio.

Es más fácil y barato de lo que parece: un baúl antiguo puede funcionar como una mesa de centro. Si los muebles son madera oscura, el contraste será mucho más atractivo. Recomiendo que visites algún bazar de antigüedades. Algunos no son tan caros, y si bien ofrecen algunos artículos de segunda mano algo «vencidos», es posible restaurarlos, sin que pierdan el romanticismo de pertenecer a otra época.

Planificación: Es importante que no introduzcas muebles tan diferentes sin ninguna planificación, es decir, piensa bien cómo lo quieres hacer, si vas a apostar por lo moderno con algún toque antiguo o si por el contrario prefieres una decoración tradicional a la que añadas algún elemento muy actual que rompa esa aparente sobriedad.

Para que el resultado esté equilibrado y aporte mucha belleza a la decoración de tu vivienda, intenta no mezclar más de dos estilos. Apuesta por lo rústico y lo moderno, o por muebles coloniales mezclados con elementos tecnológicos, pero no introduzcas estilos rústicos, coloniales, vintage… todo ello con algo contemporáneo, porque al final va a resultar muy sobrecargado.

La combinación de “lo antiguo y lo moderno”, como colocar un kilim antiguo bajo una mesa moderna de roble; o un lavabo de acero inox en una cocina de una casa de granja del siglo XVI… es una forma atractiva y práctica de crear un hogar muy actual.

Decorar mezclando estilos antiguo y moderno a través de la reinvención de objetos.

Otra idea que te doy para poder decorar tu vivienda mezclando estilo antiguo y moderno es a través de una reinvención de objetos antiguos para que cumplan nuevas funciones en tu vivienda. Por ejemplo, una reja de forja antigua se puede convertir en un cabecero decorativo para una decoración muy actual, o cajas de fruta para diseñar estanterías…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *